¿Cómo nos definimos?

Scout en su sentir, en modo de hacer y en su historia al tiempo que
Actual y Crítica en sus planteamientos al analizar constantemente los problemas sociales y el entorno que nos rodea.
Abierta a nuevas ideas e identificada irrenunciablemente con el estilo propio del escultismo.
Democrática en su dinámica interna y en su concepción social.
Cívica y comprometida con la sociedad, al educar teniendo como fin el preparar buenos ciudadanos conscientes de sus responsabilidades sociales en todos los campos.
Independiente de cualquier partido político.
Plural en sus creencias y manifestaciones espirituales al aceptar en su seno todas las manifestaciones religiosas potenciando las creencias individuales y las convicciones personales.
Participativa en su metodología educativa a la vez que dentro de la realidad juvenil de nuestro Estado.
Activa con una actitud positiva de búsqueda hacia una mejora de la sociedad.
Solidaria con las realidades sociales más desfavorecidas.
Coeducativa en sus postulados pedagógicos y prácticos, consciente de realizar propuestas adaptadas a la realidad psicoevolutiva de quienes educamos.
Comprometida a colaborar en la educación integral del mundo infantil y juvenil.